Policiales

Dictaron prisión perpetua a Morales por el asesinato de Daniela Lahite en el 2013

0

Un primer juicio por ese hecho había sido anulado en marzo de 2015, después de que la Defensora Oficial del encausado recusara a los jueces que estaban interviniendo en aquel debate. Luego de que mató a puñaladas con un cuchillo a su ex mujer en la calle, femicidio ocurrido en la vecina ciudad en julio de 2013, el hombre llamó por teléfono a su hija para decirle que se había mandado “una macana”.

Un pintor que en julio de 2013 asesinó en Las Flores a su ex mujer en la calle utilizando un arma blanca fue condenado a prisión perpetua en un juicio que por este femicidio se llevó a cabo en el Palacio de Justicia local.

Identificado como Roberto Gerardo Morales Ledesma, oriundo de las flores y de 54 años de edad, el fallo con veredicto condenatorio para él se anunció días pasados en el Tribunal Oral en lo Criminal número 2. informaron voceros judiciales a EL TIEMPO.

Después de que en marzo de 2015 un primer juicio llevado a cabo en ese mismo Tribunal por este femicidio fuera anulado y que Mariana Mocciaro, la Defensora Oficial del encausado, recusara a los tres jueces que estaban interviniendo en el proceso, el debate que ahora se tradujo en la condena a la pena máxima que contempla el Código Penal argentino para Morales Ledesma se llevó a cabo con la participación de nuevos magistrados.

De esa manera, en este segundo juicio intervinieron en representación del TOC 2 los tres jueces titulares del Tribunal 1: Joaquín Duba, Martín Céspedes y Gustavo Borghi, quienes por unanimidad hallaron al pintor autor de un homicidio agravado por haber mantenido una relación de pareja con la víctima.

A puñaladas

En el fallo donde el primero en votar a las cuestiones que se plantearon y se resolvieron por unanimidad fue el juez Duba, quedó probado que el hecho materia de este proceso había ocurrido en Las Flores el 4 de julio de 2013.

Aquel día, alrededor de la hora 22.30, la víctima de este femicidio fue asesinada en la vía pública, frente a la entrada de una casa .

Según lo que quedó demostrado, en esas circunstancias el encausado, que portaba “un cuchillo marca ‘Tramontina’ con mango azul”, le aplicó al menos tres puñaladas a Laura Daniela Lahite, tal la identidad de la mujer que fuera asesinada, con quien el femicida tenía hijos.
La agresión con el cuchillo implicó que la mujer resultara con heridas en su cuello que instantes después, cuando había sido llevada al hospital, derivaron en su deceso por un “shock hipovolémico”, según lo mencionado en el dictamen.

Un vecino que declaró en el debate contó que esa noche escuchó unos gritos y que al salir a la calle observó a la víctima aún con vida, sentada en la vereda y herida, por lo que pidió ayuda para que la asistieran a los ocupantes de un móvil de la Municipalidad de Las Flores que pasaba por el lugar.

En la previa a que fuera asesinada por su ex pareja, un policía declaró en el debate que observó al imputado en una obra en construcción cercana al lugar donde el hecho ocurrió, a quien al preguntarle qué hacía le respondió que estaba aguardando a que “su señora” saliera de trabajar.
Para cuando el hecho se produjo, según contó una hermana de la mujer asesinada, la víctima ya estaba separada de Morales, aunque el hombre la seguía acosando por teléfono, lo que había derivado en que ella lo denunciara.

El día en que la mujer fue asesinada había ido a cuidar a un abuelo a una casa situada en 9 de Julio entre Alsina y Belgrano.

Una “macana”

Una de las hijas del hombre condenado y de la mujer asesinada también declaró en el juicio. A ella -refirió en el debate- después de cometido el crimen su papá la llamó por teléfono para decirle: “Me mandé una macana”, en alusión a ese femicidio que había cometido y que se tradujo en que esa misma noche personal policial que intervino en lo sucedido lo detuviera.

Entre las pruebas para demostrar que el hombre había sido el autor del crimen de su ex mujer se incluyeron los resultados de pericias de ADN de manchas hemáticas halladas en la bicicleta playera en la que andaba. También, de un zapato y de una campera que llevaba puestas. Todos esos rastros se correspondían con el grupo sanguíneo de la víctima.

“Finalmente, no puedo dejar de referir la circunstancia de haberse presentado Morales inmediatamente de ocurrido el hecho ante terceros, manifestando ‘me mande la macana del año’”, escribió también el juez Duba en el dictamen.

La Defensora Oficial del hombre condenado sostuvo en su alegato que Morales había sufrido “un trastorno explosivo intermitente” cuando asesinó a su ex pareja, situación que le había impedido comprender la criminalidad del hecho.

Pero esa hipótesis fue descartada por los jueces, quienes sobre la base de los informes confeccionados por peritos especializados que también comparecieron en el debate concluyeron que se estaba en presencia de alguien punible.

Sobre el autor

Noticias Las Flores

Noticias Las Flores

Portal de noticias de la Las Flores. Toda la información actualizada las 24 horas

Deja tu comentario