Policiales - Ocurrió en Azul

Pidieron la detención del conductor implicado en el siniestro vial donde fallecieron cinco personas

En carácter de aprehendido, anoche permanecía en el Hospital Pintos. El domingo manejaba un Jeep Grand Cherokee que en la Ruta 3 chocó por alcance a un Chevrolet Corsa que luego impactó contra el acoplado de un camión.

0

Internado en el Hospital Pintos, un productor rural implicado en el incidente de tránsito que el domingo pasado en la Ruta 3 derivó en las muertes de cinco personas, víctimas fatales entre las cuales había dos menores de edad, permanecía anoche en carácter de aprehendido en ese centro asistencial municipal local.

De 67 años de edad y con actual domicilio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, fuentes policiales y judiciales ligadas a la causa penal que ahora se está sustanciando por lo sucedido lo habían identificado como Horacio Luis Castilla.

En la investigación penal que se está llevando adelante desde la UFI 6, la Fiscalía que en los Tribunales de Azul está a cargo de Karina Gennuso, el hombre está señalado como el principal protagonista y responsable de uno de los mas graves incidentes de tránsito ocurridos en los últimos tiempos sobre la Ruta Nacional número 3 en jurisdicción del Partido de Azul. Sobre todo, si se tiene en cuenta la cantidad de víctimas fatales que, al parecer, Castilla provocó cuando conducía su vehículo y se convirtió en el factor desencadenante de un choque por alcance donde los demás rodados implicados fueron el auto en el que viajaban las personas que murieron calcinadas y un camión con acoplado.

Según versiones de diferentes testigos que ya han sido colectadas por los investigadores, el hombre circulaba a una excesiva velocidad -en dirección Sur Norte- en un Jeep Gran Cherokee que manejaba cuando el domingo que pasó, minutos después de la hora 21, se produjo este siniestro vial.

En esas circunstancias, de acuerdo a lo que hasta ahora ha podido reconstruirse con relación a la mecánica del hecho, impactó por alcance al Chevrolet Corsa en el que se trasladaban las víctimas fatales: un hombre, sus tres hijos y una sobrina suya.

A causa de ese primer choque, el auto luego dio contra la parte trasera del acoplado de un camión que al momento en que este incidente de tránsito se produjo era conducido por un transportista que figura con domicilio en la localidad olavarriense de Loma Negra.

El choque entre el Jeep y el Corsa se tradujo en que ambos rodados se incendiaran cuando fueron a parar a una de las banquinas de la Ruta 3, en el tramo que une a las localidades de Cacharí con Pardo.

Mientras que Castilla, según pudieron constatar después efectivos policiales de la Subcomisaría de Cacharí cuando concurrieron al lugar del hecho, pudo salir por sus propios medios de su rodado siniestrado, no sucedió lo mismo con los cinco ocupantes del automóvil.

El Chevrolet Corsa tenía instalado un tubo de gas que al parecer estalló e inmediatamente incendió por completo a ese vehículo. De esa manera, todas las personas que viajaban en el auto murieron calcinadas.

A los muertos los identificaron ayer

Tal lo que ya fuera informado en la pagina web de EL TIEMPO, este grave incidente de tránsito se produjo en horas de la noche del domingo último a la altura del kilómetro 231 de la Ruta 3, en jurisdicción de Azul.

Recién ayer poco antes del mediodía, a causa del estado en que habían quedado los cuerpos de los ocupantes del Corsa que murieron calcinados, los investigadores pudieron identificar a las cinco víctimas fatales que tuvo este gravísimo incidente de tránsito.

En ese contexto, se supo que el hombre que guiaba el vehículo tenía 39 años de edad, que vivía en Merlo y que se llamaba Alejandro Daniel Torres. También, que junto a él viajaban en el auto sus tres hijos y una sobrina suya. Las demás personas, entre las cuales había dos menores de edad, que murieron en este siniestro vial.

Esas víctimas fueron identificadas como Daira Micaela Torres (19), Alexis Torres (18) y Mía Torres (6). Y la sobrina del conductor del Corsa, una adolescente que tenía 14 años, se llamaba Lara Abril Torres.

En esa tarea iniciada para conocer los datos filiatorios de los fallecidos, fue convocado un perito verificador de la Policía de la Provincia, quien se encargó de determinar cuál era el número de motor de ese auto que se había quemado por completo.

En esas circunstancias se supo que el rodado en cuestión era un Chevrolet Corsa Classic tipo sedan de cuatro puertas. Y también se determinó el número de patente con el que estaba identificado el rodado y quién era su titular.

De esa manera, los investigadores llegaron hasta una mujer que vive en Merlo, la ciudad ubicada en el Gran Buenos Aires.

Una vez que se comunicaron telefónicamente con ella, la mujer refirió que el auto se lo había prestado a su hermano para viajar junto a las demás personas que murieron, entre las cuales estaban los hijos y una sobrina del conductor.

Así fue posible establecer ayer, en horas de la mañana, las identidades de esas cinco personas fallecidas en este incidente de tránsito, uno de los más graves ocurridos en los últimos tiempos sobre la Ruta 3, en jurisdicción de Azul.

También ayer, pero después del mediodía, en la morgue de la Delegación de la Policía Científica con sede en Azul se habían realizado las necropsias a las personas que murieron, intervenciones dispuestas en el marco de la causa penal que ahora se está sustanciando.

El conductor del Jeep podría quedar detenido

Según fuentes policiales, cuando el domingo por la noche efectivos de seguridad se entrevistaron con Castilla en el lugar del siniestro, el hombre les refirió algunos detalles sobre las circunstancias que rodearon al hecho que ahora lo involucra.

En ese contexto, a causa de diferentes dolores que decía tener en todo su cuerpo, se lo trasladó a un centro asistencial para que fuera asistido.

Anoche permanecía en el Hospital Pintos de Azul. En un principio, esas dolencias que presentaba no ponían en riesgo su vida, de acuerdo con lo que se informó.

El domingo por la noche, no bien enterada del incidente de tránsito, acompañada por Juan José González -el secretario de la UFI 6 que está a su cargo- la fiscal Karina Gennuso viajó al sector de la Ruta 3 convertido en escenario de este siniestro vial.

En ese lugar la funcionaria judicial permaneció hasta poco después de la hora 1 de ayer impartiendo diferentes directivas, en el marco del sumario penal que ahora está instruyendo.

Ayer a la mañana se dispuso que Castilla quedara arrestado, mientras permanecía internado en el Pintos. Y anoche, también desde la UFI 6, había sido presentado el pedido para que su aprehensión fuera convertida en detención por ser considerado el responsable de este siniestro vial que derivó en los decesos de cinco personas. Un hecho que, a título penal, ahora es considerado como un homicidio culposo doblemente agravado por la pluralidad de víctimas mortales -cinco personas- y por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor.

Sobre la solicitud del dictado de dicha medida cautelar se deberá resolver ahora, posiblemente durante el día de hoy, desde el Juzgado de Garantías número 2 con asiento en el Palacio de Justicia local que por estos días -de manera subrogante- está a cargo del magistrado Juan José Suárez.

FUENTE: DIARIO EL TIEMPO

Sobre el autor

Noticias Las Flores

Noticias Las Flores

Portal de noticias de la Las Flores. Toda la información actualizada las 24 horas

Deja tu comentario