Policiales - Ocurrió en

Vuelco del colectivo: Una rueda y el tacómetro serán sometidos a pericias

Así lo informó a EL TIEMPO el fiscal David Carballo, quien por ahora interviene en el expediente penal que se inició a causa de este siniestro vial ocurrido el lunes en jurisdicción de Las Flores. Los restos de dos de los cinco fallecidos en el hecho -un azuleño y su pequeño hijo- fueron inhumados durante el mediodía de este miércoles en el Cementerio Municipal. También habían muerto el chofer del colectivo, una docente jubilada y su hija. Ambas mujeres vivían en Benito Juárez.

Así quedó el colectivo de la empresa Jetmar, volcado sobre la banquina.

0

Continúa la investigación penal iniciada por el vuelco del colectivo de la empresa Jetmar que el pasado lunes, sobre la Ruta 3 y en jurisdicción del Partido de Las Flores, se tradujo en las muertes de cinco de sus ocupantes y en que alrededor de treinta pasajeros resultaran con lesiones de diferente consideración.

David Carballo, fiscal que en principio está interviniendo en el sumario penal que se inició, señaló a EL TIEMPO que tanto “el neumático que habría ocasionado el incidente por su rotura” como el tacómetro del micro han sido recogidos “con fines periciales”.

Al respecto, el funcionario judicial -que en pocos días quedará a cargo oficialmente de la UFI 2 con sede en los Tribunales de Azul- adelantó que el análisis al que será sometido el tacómetro será fundamental para establecer a qué velocidad circulaba el colectivo cuando se produjo el siniestro.

Supermercado Actual

Durante la tarde de este miércoles se tenían también los resultados preliminares de las autopsias a las que fueron sometidos los cuerpos de los cinco fallecidos en este incidente de tránsito: el chofer del colectivo, un azuleño, su pequeño hijo de dos años, una docente jubilada y su hija.

El pasado lunes ambas mujeres habían subido al micro en Benito Juárez, la ciudad de la que eran oriundas. Ese mismo colectivo, posteriormente, había hecho escala en Azul, donde de acuerdo con lo informado desde la empresa Jetmar fueron un total de veintiséis personas las que lo tomaron en la Terminal local. Entre ellas, el joven y su pequeño hijo que también murieron.

El colectivo tenía como destino final La Plata, pero en jurisdicción del Partido de Las Flores, a la altura del kilómetro 164, se despistó y volcó.

En principio se pudo determinar que fue la rotura de un neumático delantero del micro -identificado con el número de interno 888 y con la patente JSD 185- lo que hizo que el chofer perdiera el control del rodado, que fue a parar a la banquina de la mano de circulación contraria de la ruta por la que iba.

El incidente de tránsito se produjo minutos después de la hora 17 y fue la goma delantera izquierda la que se reventó, por lo que al volcar sobre la referida banquina sobre uno de sus laterales el micro quedó sobre el agua que en ese entonces había en ese sector.

Alejandro Mauricio, director del Hospital Zonal de Las Flores, intervino en lo sucedido teniendo en cuenta que todos los pasajeros que resultaron heridos fueron trasladados en principio a ese centro asistencial de la vecina ciudad.

Pasada la hora 17.30 se recibió en ese hospital el alerta por lo sucedido.

“Cuando llegamos, las cinco víctimas fatales ya estaban fallecidas. Aplastadas entre los asientos, debajo del micro y debajo del agua”, dijo Mauricio.

En ese entonces la cabina del colectivo estaba “totalmente desintegrada”, agregó el médico.

Uno de los fallecidos fue, precisamente, el chofer y conductor del micro, a quien fuentes policiales y judiciales identificaron como Alejandro Adrián Retrivi, que tenía 28 años de edad.

Las primeras versiones indicaban que en ese entonces viajaba sin acompañante, otro de los aspectos a determinar en el marco de esa investigación penal que se está llevando adelante.

“En las actuaciones se sigue trabajando. La Policía continúa recibiendo testimonios”, expresó el fiscal Carballo en el contacto mantenido con este diario.

El martes por la tarde, en la sede que en Azul posee la Delegación de la Policía Científica, se terminaron de hacer las autopsias a los fallecidos. Según Carballo refirió, “yo estuve presente durante esas autopsias”.

Si bien todavía no se tienen los informes oficiales de los decesos del chofer y de los cuatro pasajeros del micro, el funcionario judicial señaló que los estudios preliminares de los cuerpos revelaron que traumatismos en zonas vitales fueron los que derivaron en los inmediatos decesos de las cinco víctimas fatales que tuvo este siniestro vial.

“Traumatismos, golpes, fracturas en zonas vitales de los cuerpos, como pecho y cabeza, fueron los motivos de los decesos”, afirmó Carballo teniendo en cuenta esos resultados preliminares de las autopsias. Y agregó: “No hay duda de que, por lo violento del impacto, esos traumatismos derivaron tanto en la muerte del conductor como en las de los cuatro pasajeros”.

Las demás víctimas

Los cuerpos de dos de los fallecidos habían sido inhumados en horas del mediodía de este miércoles en el Cementerio Municipal de Azul.

Uno de esos decesos fue el de un hombre que tenía 35 años de edad y se llamaba Luis Agustín Raffaelli. Y también sucedió lo mismo con su pequeño hijo de dos años: Ignacio Agustín Raffaelli Córdoba.

En el micro siniestrado viajaban también la esposa de Raffaelli y el hijo mayor del matrimonio, llamado Benjamín. La mujer, identificada como Daniela Córdoba, permanecía hasta este miércoles internada.

Al igual que los demás pasajeros que viajaban en el micro y sobrevivieron, en un principio había sido derivada al Hospital Zonal de Las Flores.

De los 29 heridos que se contabilizaron por el incidente de tránsito, horas después comenzaron a ser dados de alta desde ese centro asistencial casi todos.

Según lo expresado por el Director del hospital, en su mayoría habían resultado con “contusiones leves”, lesiones entre las que se constataron fracturas de clavícula, costilla y tobillo.

En el caso de Daniela Córdoba, desde Las Flores se dispuso luego su traslado en helicóptero a un centro asistencial que está en Cañuelas.

La mujer, que tiene 28 años, en ese incidente de tránsito donde fallecieron su esposo y uno de sus dos hijos había sufrido fracturas de costillas y traumatismos abdominales.

Al día siguiente de sucedido el siniestro vial, con la ayuda de psicólogos, le había sido informado que tanto su esposo como uno de sus hijos estaban muertos.

Luis Agustín Raffaelli estaba viviendo actualmente con su esposa y los dos hijos de la pareja en Berazategui. Habían venido a Azul a visitar a su familia. Y regresaban en el micro a esa ciudad del conurbano bonaerense cuando se produjo este incidente de tránsito.

En declaraciones a un diario porteño, el Dr. Mauricio refirió que al llegar al lugar para auxiliar a las víctimas él ingreso por una de las ventanas del micro volcado, en un sector de la banquina donde el agua “me llegaba hasta las rodillas”.

“Recorrí todo el micro porque los fallecidos no estaban en el mismo lugar”, agregó el médico con relación a lo sucedido.

Luego del trabajo llevado a cabo por efectivos de la Policía Científica, los cinco cadáveres fueron los últimos en ser retirados del colectivo siniestrado, lo que sucedió cuando ya habían transcurrido varias horas del incidente de tránsito ocurrido el lunes que pasó por la tarde.

Cinco dotaciones de Bomberos Voluntarios, dos helicópteros para el traslado de las víctimas y diez ambulancias con personal médico trabajaron en el lugar, junto con policías de Vial y de otras dependencias con sede en Las Flores.

Además de la gente que en sus vehículos pasaba por el lugar y les ofrecía asistencia a los pasajeros, tal como contó en diálogo con EL TIEMPO contó el estudiante azuleño Iñaki Otamendi -que viajaba en la parte superior del colectivo y resultó ileso-, al operativo se había sumado una ambulancia de Olavarría.

La unidad asistencial regresaba a esa ciudad y al pasar por el lugar de la Ruta 3 donde el incidente se produjo el chofer, el médico y el enfermero decidieron colaborar con las tareas que ya se estaban realizando.

Se necesitaron, además, dos grúas para mover el micro, facilitando de esa manera el rescate de los cadáveres.

El testimonio de otra pasajera del micro, que tiene 45 años, vive en La Plata y se llama Ana María Gaggero, sirvió para conocer que ella salió despedida por una de las ventanas, que rompió a través del impacto de su cuerpo contra el vidrio. Después, según contó, regresó al micro para rescatar a su nieto, de tres años. El nene resultó ileso.

Después de que también estuvo internada en el Hospital Zonal de Las Flores por un traumatismo lumbar que sufrió, la mujer iba a ser trasladada a un centro asistencial de La Plata.

María Beatriz Zelayeta tenía 71 años de edad y también murió a causa del vuelco del micro. La mujer, una docente que estaba jubilada, había tomado el colectivo el lunes en Benito Juárez, la ciudad donde residía y donde este miércoles sus restos fueron inhumados.

Lo mismo sucedió con su hija, identificada por voceros policiales y judiciales como María Paula Nogues.

Tenía 32 años cuando el lunes que pasó se convirtió en otra de las personas fallecidas por lo que fue ese despiste y posterior vuelco del micro en el que viajaba junto con su mamá a La Plata.

Nogues trabajaba en el área de Radiología del Hospital “Eva Perón” de Benito Juárez.

La investigación penal

Javier Iparraguirre, a cargo de la Ayudantía Fiscal que está en Las Flores y pertenece al Departamento Judicial Azul, es quien en esa ciudad lleva a cargo la instrucción del expediente judicial en el que también, en principio, está interviniendo el fiscal azuleño David Carballo.

Más allá de que la UFI 2 estaba en turno el día de ocurrido el hecho, la causa penal no quedará en esa Fiscalía.

Según el propio Carballo explicó, el sumario irá a parar a la UFI 13, la Fiscalía que en los Tribunales está a cargo de Javier Barda, ya que de esa Unidad Funcional de Instrucción depende la Ayudantía Fiscal con asiento en Las Flores.

En principio, el expediente ha sido caratulado como homicidio culposo y lesiones culposas.

Desde el punto de vista penal la causa finalmente quedará archivada, teniendo en cuenta que el chofer del colectivo no puede ser imputado del hecho porque también falleció.

Pero hasta que eso suceda, la Investigación Penal Preparatoria deberá servir para determinar de qué manera el hecho se produjo.

Después, ya desde el punto de vista civil, seguramente la empresa de transportes del micro en el que viajaban las víctimas deberá responder por lo sucedido.

“A través de esta investigación penal lo que se deberá determinar es si lo que pasó tuvo que ver con una falla humana del conductor del colectivo, con una falla mecánica del micro o si en el caso concurrieron ambas circunstancias”, explicó Carballo a EL TIEMPO teniendo en cuenta esas primeras apreciaciones sobre lo sucedido, que señalan que al reventarse uno de los neumáticos delanteros el colectivo se despistó y después volcó.

Deja tu comentario