Connect with us
Noticias Las Flores

Noticias Las Flores

La Peatonal Cultural de Las Flores dejó todo su brillo en una noche espectacular

Las Flores
Escuchar Stop

La Peatonal Cultural de Las Flores dejó todo su brillo en una noche espectacular

Foto del avatar

Publicado

-

0

Las condiciones climáticas fueron óptimas, para que la gran cantidad de público que se acercó al centro de la ciudad pudiera disfrutar el pasado domingo de una gran noche de Peatonal Cultural 2024.

La segunda jornada del evento cultural, organizado por la Municipalidad de Las Flores y con la conducción de María Laura Lopardo, ofreció varias posibilidades y momentos para que la gente los pudiese compartir en familia o con amigos.

Expresiones artísticas, stands de artesanos y emprendedores y hasta juegos para los más chicos, confluyeron en una jornada donde los carros gastronómicos y los negocios comerciales del lugar como de las adyacencias trabajaran muchísimo.

La noche fue propicia para que también en el escenario predominaran las danzas y la música llena de alegría.

Abrió la serie de presentaciones la cantante Agustina Romero, que volvió a demostrar todo su talento y palmarés. Sabrina Ocampo y Diego Rodríguez, realizaron una magnifica puesta en escena que fuera exhibida también con éxito en el Festival Nacional de Malambo en la Provincia de Córdoba.

La música y el canto melódico de Flavio Benavidez, con toda su experiencia de años arriba de los escenarios de la región, se ganó un buen lugar dentro del grupo de artistas que hicieron aplaudir al público por sus actuaciones. La jovencita Priscila Peña presentó un cuadro de danzas urbanas y le puso colorido a su labor.

El rock llegó a la Peatonal Cultural con Viejo Ratón, que tuvo a Venancio Delgado como líder de una banda que fue acompañada por la gente y que finalizó su actuación bien arriba.

El cierre fue a pura cumbia con Ricardo Horacio y su conjunto. El público bailó y se regocijó en una noche que se caracterizó por su gran poder de convocatoria.

La Peatonal Cultural de Las Flores dejó todo su brillo en una noche espectacular y la gente pudo disfrutarla y vivirla con sonrisas y alegría.

Click para comentar

Deja tu comentario

Las Flores
< Escuchar

Pardo, el pueblo donde Adolfo Bioy Casares encontró su propia voz

La familia del escritor tenía una estancia en la localidad. Allí solían pasar los veranos Bioy, su esposa Silvina Ocampo y Jorge Luis Borges. Y en el pueblo fueron escritas varias joyas de la literatura argentina, entre ellas, “La invención de Morel” (1940).

Foto del avatar

Publicado

-

(Por Marcelo Metayer, de la Agencia DIB). Dicen que el cielo de Pardo es el más limpio de la provincia de Buenos Aires y que de noche se ven las mejores estrellas. Seguramente en ese cielo estaba pensando Adolfo Bioy Casares cuando escribió “El calamar opta por su tinta”, en el que un bagre extraterrestre cae de visita en un pueblo que no parece tan distinto a ese del partido de Las Flores donde la familia Bioy Casares tenía su estancia “Rincón Viejo”.  Ese Pardo en donde Adolfo se casó con Silvina Ocampo en 1940, el año de la publicación de su novela “La invención de Morel”; uno de los testigos de la boda fue Jorge Luis Borges.  Los tres, luego pasarían verano tras verano bajo ese cielo diáfano, esas constelaciones y esos árboles de la estancia. Además, por aquella época Bioy escribió un folleto de yogur para La Martona, la empresa láctea de los Casares, su familia materna, el primer elemento de las inmortales colaboraciones con Borges.

“Adolfito”, como sigue siendo conocido para mucha gente del lugar el escritor, menciona expresamente a Pardo en “Encuentro en Rauch”. Esa historia comienza: “El jueves, a las ocho en punto de la mañana, debía presentarme en la estancia de don Juan Pees, en la zona de Pardo, para dejar concluida una venta de hacienda”. Pequeños homenajes del autor de “La aventura de un fotógrafo en La Plata”, que aprovechó la libertad y la paz del lugar para pergeñar muchas de sus obras.

La boda de Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares. Arriba, a la derecha, Jorge Luis Borges.

La boda de Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares. Arriba, a la derecha, Jorge Luis Borges.


Algo de historia

Adolfito no fue el único escritor de su familia. En “Antes del 900”, su padre Adolfo Bioy cuenta historias de la vida rural y los primeros días de Pardo. Los Bioy se instalaron en la zona en 1829, cuando se llamaba “paraje Pardo”. Allí, en su campo, se instaló la primera pulpería en 1835 que funcionó como posta de galeras y carretas hasta 1890. El nombre de su estancia, “Rincón viejo”, data de 1872, cuatro años antes de que arribara el Ferrocarril del Sud. A partir de ese momento Juan Bautista Bioy instaló una proveeduría en una vieja casona que aún se conserva de dos plantas y construida sin ochava.

Más tarde el pueblo floreció y llegó a tener más de 3.500 habitantes. Hoy los pardenses no llegan a 200 y los trenes no se detienen en la estación, pero no es para nada una localidad sin encanto: hay cuatro almacenes, un hotel que en su momento fue un almacén de ramos generales que administró el mismo “Adolfito”, una pizzería, un complejo de permacultura y una capilla convertida en espacio cultural.

Además, desde 2017 hay un proyecto de turismo rural comunitario llamado Pardo Auténtico, en el que trabajan junto a la comunidad, los emprendedores turísticos y la Secretaría de Cultura y Turismo de las Flores.

Un teléfono, un museo

Sobre este pequeño mundo flota todo el tiempo el recuerdo del trío literario que dominaba aquellos veranos pardenses.  Como en el almacén de César Lámaro, que durante mucho tiempo tuvo el único teléfono del pueblo, un aparato “a manija” con el que se pedía la llamada a la operadora para larga distancia, que solía usar Borges para comunicarse con Buenos Aires. Lámaro contó hace años que “mientras esperaba Borges me preguntaba cómo era mi vida, cómo era vivir en el campo, nuestras costumbres”, mientras conversaban los tres con Adolfito y tomaban café.

Pardo tiene, por supuesto, su Museo Adolfo Bioy Casares. Allí se exhiben, entre otros objetos preciosos, la máquina de escribir donde ABC tipeó “La invención de Morel”, publicada el mismo año de su boda y escrita, en su mayor parte, en el pueblo.  El museo se encuentra en la vieja estación del ferrocarril; enfrente se levanta el hotel boutique Casa Bioy, con pisos de pinotea, altos techos y una sala de estar con una gran biblioteca. Como el Paraíso que imaginaba Borges.

La invención de Bioy Casares

Antes de “La invención…”, Bioy Casares había publicado seis libros, hoy absolutamente inhallables, y parece que por una buena razón: eran sencillamente muy malos. Adolfito conoció a Borges y se propuso cambiar su escritura. Así, se encerró un largo período en “Rincón Viejo” -algunos hablan de tres años- y produjo una joya que, a decir de su amigo, tiene una trama de la que “no me parece una imprecisión o una hipérbole calificarla de perfecta”.

En esa novela hay un hombre solo en una isla que deambula entre ruinas y construcciones vacías y que empieza a ver intermitentemente extrañas imágenes, entre las que se destaca la bella Faustine. Tal vez la soledad del protagonista, del que se desconoce su nombre y solo se lo menciona como “el fugitivo”, fue también la soledad de Bioy en el pueblo, en búsqueda de su propia voz.

Ocho décadas después, Pardo es Bioy: su alma y la del pueblo son indivisibles. Pocos lugares en Argentina han quedado tan identificados con un escritor. Se puede pensar, en todo caso, en General Villegas y Manuel Puig, o La Cumbre (Córdoba) y Manuel Mujica Láinez.  Pero el pueblo donde se ven las estrellas más lindas, donde uno se queda con “la mirada absorta en las constelaciones” -frase de “El calamar opta con su tinta”-, siempre será único para los amantes del trío Borges-Bioy Casares-Silvina Ocampo. Ellos peregrinan hasta el kilómetro 220 de la Ruta 3 para contemplar las pequeñas alhajas de su museo y fantasear, por un rato, con ver pasear a los tres escritores por las calles somnolientas.

Continuar Leyendo

Las Flores
< Escuchar

El piano de cola, la joya del Salón Rojo

Fue comprado en Francia por la Municipalidad de las Flores en 1912 bajo la intendencia del Dr Domingo Harosteguy.

Foto del avatar

Publicado

-

(Por Cultura Las Flores) El piano de cola sonó como en sus mejores noches el pasado jueves 11 de Abril cuando el eximio pianista argentino Horacio Lavandera brindó un maravilloso concierto en el Salón Rojo del Palacio Municipal.

Una de las joyas de nuestra ciudad que fue comprado en Francia por la Municipalidad de las Flores en 1912 bajo la intendencia del Dr Domingo Harosteguy.

Fabricado en el país galo en 1903, el piano llegó en barco junto con otro mobiliario que el municipio florense adquirió para vestir de gala la sala, que cuando se construyó el histórico edificio emplazado en la intersección de las avenidas San Martin y Rivadavia, fue hecha para que allí se realicen acontecimientos importantes.

Previo a la actuación de Lavandera que brindó un repertorio, que el próximo 10 de Mayo replicará en Nueva York, el piano fue afinado por Guillermo Bonicelli, un afinador profesional radicado en nuestra ciudad que ante eventos de estas características siempre es contratado por la Dirección de Cultura para que realice su impecable trabajo.

En el libro Nº 45 del Honorable Concejo Deliberante de Las Flores, con fecha 7 de Enero de 1913, en el folio 324, está registrado que se pagaron $ 2.250 para muebles de la intendencia, Concejo Deliberante y adquisición de un piano para el salón de recepciones.

“El piano es de gran cola o de concierto, es de marca  Pleyel, fabricado en Francia en 1903. Tiene dos pedales: un pedal de sostenido y otro de cuerdas cruzadas” es lo que consta en los libros muy bien guardados y custodiados por la profesora Nora Genaro en el Archivo Histórico Municipal.

Una verdadera joya de más de 120 años. Su cuidado, es una buena manera  de honrar nuestro pasado.

Continuar Leyendo

Las Flores
< Escuchar

Horacio Lavandera brindó un concierto en el Salón Rojo

Foto del avatar

Publicado

-

El eximio pianista argentino Horacio Lavandera brindó un concierto en el Salón Rojo que dejó maravillada a la concurrencia que llenó la sala de gala del Palacio Municipal.
Los silencios, la admiración y los aplausos sostenidos del público predominaron en un evento que marcó el inicio de una gira que el propio artista anunció anoche que terminará con su presentación del 10 de mayo en Nueva York, en la sala de conciertos más importante del mundo.

Horacio Lavandera, que fue presentado por el intendente interino Fabián Blanstein y por Axel Díaz Maimoné (quién propició su llegada a nuestra ciudad), en la ejecución de cada pieza musical mostró todo su alto nivel que hoy lo ha llevado a ser calificado como uno de los mejores pianistas argentinos.

El programa, el mismo que ejecutará en Estados Unidos el mes próximo, incluyó obras de Mozart, Dino Saluzzi, Franz Shubert, Felix Mendelson y George Gershwin.

Antes de sentarse frente al piano, en cada entrada, el destacado músico de nuestro país hizo alocuciones referidas a las obras musicales que ejecutó. La calidad interpretativa, la velocidad con precisión en sus manos y el sonar del histórico piano de cola del Salón Rojo, enmarcaron y le dieron característica especial a una noche tan espectacular como inolvidable.

El concierto de Horacio Lavandera, organizado por la Secretaría de Deportes y Cultura Municipal, fue abierto, libre y gratuito para toda la comunidad.

Continuar Leyendo

tendencia

Noticias Las Flores: Inscripto en la Dirección Nacional del Derecho de Autor - Expediente Nº 5182965 Director propietario: Barlatay Juan Maria Domicilio Legal: Av. Brasil 646 - Capital Federal - 1154 - Buenos Aires - Argentina - Tel: 02244 - 453804 Email: [email protected] Fundación: 11 de Septiembre 2010 - Año: XII Copyright © 2010-2022 Noticias Las Flores.