Connect with us

Los arboles nos siguen contando la historia

Publicado

-

0

En nota anterior, hacíamos referencia a cómo los árboles son parte de nuestra historia lugareña, y porqué,  ellos necesitan ser cuidados y atendidos, así como se deben cuidar los edificios que han sido construidos, por su propia historia, ya sean públicos o privados deberían ser preservados como testigos del pasado. Así también los árboles añejos, podrían mantenerse hasta que cumplan su ciclo, siempre que ello no implique riesgos en el lugar donde estén. En el libro de Resoluciones  dictadas desde 1907 a 1914 del Archivo del Concejo Deliberante, consta un Acta de fecha – julio 25 de 1909 -donde se autoriza la compra de 180 plátanos en la Municipalidad de La Plata para reponer en calles recién adoquinadas de nuestra ciudad. La profesora NORA GENARO presentó en la Comisión  de Patrimonio una lista de árboles históricos relevados por ella que es la siguiente:

 

  • FALSO ALCANFORERO –“Cinnamomumglanduliferum”.Originario de Asia tropical. Por su tamaño se calcula que esteárbol estaba desde antes de la fundación de la ciudad. Situado en la Plaza Mitre, es testimonio de una rica  historia que se remonta a tiempos lejanos, seguramente gauchos y aborígenes se resguardaron en su sombra y luego este alcanforero vió como se iba poblando el lugar y aún nos alegra y protege con su sombra.

 

  • EUCALIPTO- “Eucalyptusglobulus”.Originario de Australia.Andrés Baranda, amigo de Manuel V. Paz, recibió de Sarmiento semillas de eucaliptos para sembrar en Las Flores en el año 1868. Frente al predio de la Sociedad Rural, se encuentra uno de estos árboles de aquellas semillas. Otros están en la Estancia “La Verbena” o “Las Marinas”, de las que Andrés Baranda era propietario.

 

Supermercado Actual
  • OMBÚ – “Plytolacca dioica”.Planta arborescente originaria de nuestra Pampa. Se discute si es árbol, arbusto o hierba por la carencia de anillos de crecimiento de su tronco y su madera blanda. En la intersección de Av.Manuel V. Paz y Alfredo Vidal se encuentra un ejemplar que ha resistido agresiones de la mano del hombre, pero se mantiene resucitando de entre las cenizas, que en algún momento lo cercaron.

 

  • SAMOHÚ (nombre aborigen) O PALO BORRACHO –“Chorisiaspeciosao “Ceiba speciosa”.Árbol originario del Nordeste Argentino, de grandes flores rosadas. Su fruto está envuelto por fibras algodonosas y su tronco está recubierto por espinas.En la Plaza Mitre hay ejemplares plantados por el Párroco Carlos Ruiz Santana en el año 1945.

 

  • PALO BORRACHO O ÁRBOL BOTELLA Chorisiainsignis” o “Ceiba insignis”.Árbol de la misma familia que el anterior pero con flores color marfil, su tronco se engrosa en la parte inferior asemejándose a una botella.Plantada por el Padre Carlos Ruiz Santana en 1945 en la Plaza Mitre.

 

  • PINO PIÑONERO Pinuspinea”.Retoño traído del Pino Histórico de San Lorenzo, en el cual el general San Martín redactó el parte de guerra de la batalla del 3 de febrero de 1813.Plantada por el Padre Carlos Ruiz Santana en 1945 en la Plaza Mitre.

.

  • PINO PARANÁ – “Araucaria angustifolia”.Originarias del norte de nuestro país. Sus semillas son comestibles. Datan de la década de 1880. Situadas junto a la Terminal de Ómnibus y en la Plaza Italia.

 

  • MAGNOLIA –“Magnolia Grandiflora”. Árbol originario de América del Norte, de grandes flores blancas. Data de la década de 1880. En la Plaza Italia hay 4 ejemplares.

 

  • ALCORNOQUE – “QuercusSuber”. Es originario de las costas del Mar Mediterráneo. Su corteza está formada por una gruesa capa de suber o corcho. Había un ejemplar situado en lascalles Independencia y Carramasa.

 

La Comisión de Patrimonio Histórico,reitera la invitación a los vecinos para que sumen datos e información sobre árboles con historias ya sean familiares y/o institucionales. Es importante poner en valor a nuestra historia natural. Es parte de la historia del pueblo.

 

Comisión Permanente para la Preservación del Patrimonio Histórico – Cultural del Partido de Las Flores.

 

Contacto:

www.facebook.com/patrimoniohistorico.lasflores

[email protected]

Click para comentar

Deja tu comentario

Las Flores

Pardo, el pueblo donde Adolfo Bioy Casares encontró su propia voz

La familia del escritor tenía una estancia en la localidad. Allí solían pasar los veranos Bioy, su esposa Silvina Ocampo y Jorge Luis Borges. Y en el pueblo fueron escritas varias joyas de la literatura argentina, entre ellas, “La invención de Morel” (1940).

Publicado

-

Por Marcelo Metayer, de la Agencia DIB

Dicen que el cielo de Pardo es el más limpio de la provincia de Buenos Aires y que de noche se ven las mejores estrellas. Seguramente en ese cielo estaba pensando Adolfo Bioy Casares cuando escribió “El calamar opta por su tinta”, en el que un “bagre” extraterrestre cae de visita en un pueblo que no parece tan distinto a ese del partido de Las Flores donde la familia Bioy Casares tenía su estancia “Rincón Viejo”. Ese Pardo en donde Adolfo se casó con Silvina Ocampo en 1940 y Jorge Luis Borges fue el padrino, el mismo año de la publicación de su novela “La invención de Morel”. Los tres, luego pasarían verano tras verano bajo ese cielo diáfano, esas constelaciones y esos árboles de la estancia. Además, por aquella época Bioy escribió un folleto de yogur para La Martona, la empresa láctea de los Casares, su familia materna, el primer elemento de las inmortales colaboraciones con Borges.

“Adolfito”, como sigue siendo conocido para mucha gente del lugar el escritor, menciona expresamente a Pardo en “Encuentro en Rauch”. Esa historia comienza: “El jueves, a las ocho en punto de la mañana, debía presentarme en la estancia de don Juan Pees, en la zona de Pardo, para dejar concluida una venta de hacienda”. Pequeños homenajes del autor de “La aventura de un fotógrafo en La Plata”, que aprovechó la libertad y la paz del lugar para pergeñar muchas de sus obras. 

La boda en Pardo de Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares. Parado, tercero de izquierda a derecha, Borges.

Algo de historia

Adolfito no fue el único escritor de su familia. En “Antes del 900”, su padre Adolfo Bioy cuenta historias de la vida rural y los primeros días de Pardo. Los Bioy se instalaron en la zona en 1829, cuando se llamaba “paraje Pardo”. Allí, en su campo, se instaló la primera pulpería en 1835 que funcionó como posta de galeras y carretas hasta 1890. El nombre de su estancia, “Rincón viejo”, data de 1872, cuatro años antes de que arribara el Ferrocarril del Sud. A partir de ese momento Juan Bautista Bioy instaló una proveeduría en una vieja casona que aún se conserva de dos plantas y construida sin ochava.

Supermercado Actual

Más tarde el pueblo floreció y llegó a tener más de 3.500 habitantes. Hoy los pardenses no llegan a 200 y los trenes no se detienen en la estación, pero no es para nada una localidad sin encanto: hay cuatro almacenes, un hotel que en su momento fue un almacén de ramos generales que administró el mismo “Adolfito”, una pizzería, un complejo de permacultura y una capilla convertida en espacio cultural. 

Además, desde 2017 hay un proyecto de turismo rural comunitario llamado Pardo Auténtico, en el que trabajan junto a la comunidad, los emprendedores turísticos y la Secretaría de Cultura y Turismo de las Flores. 

Un teléfono, un museo

Sobre este pequeño mundo flota todo el tiempo el recuerdo del trío literario que dominaba aquellos veranos pardenses. Como en el almacén de César Lámaro, que durante mucho tiempo tuvo el único teléfono del pueblo, un aparato “a manija” con el que se pedía la llamada a la operadora para larga distancia, que solía usar Borges para comunicarse con Buenos Aires. Lámaro contó hace años que “mientras esperaba Borges me preguntaba cómo era mi vida, cómo era vivir en el campo, nuestras costumbres”, mientras conversaban los tres con Adolfito y tomaban café.

Pardo tiene, por supuesto, su Museo Adolfo Bioy Casares. Allí se exhiben, entre otros objetos preciosos, la máquina de escribir donde ABC tipeó “La invención de Morel”, publicada el mismo año de su boda y escrita, en su mayor parte, en el pueblo. El museo se encuentra en la vieja estación del ferrocarril; enfrente se levanta el hotel boutique Casa Bioy, con pisos de pinotea, altos techos y una sala de estar con una gran biblioteca. Como el Paraíso que imaginaba Borges.

Adolfo Bioy Casares y Silvina Ocampo en la estancia “Rincón Viejo”.

Antes de “La invención…”, Bioy Casares había publicado seis libros, hoy absolutamente inhallables, y parece que por una buena razón: eran sencillamente muy malos. Adolfito conoció a Borges y se propuso cambiar su escritura. Así, se encerró un largo período en “Rincón Viejo” -algunos hablan de tres años- y produjo una joya que, a decir de su amigo, tiene una trama de la que “no me parece una imprecisión o una hipérbole calificarla de perfecta”.

En esa novela hay un hombre solo en una isla que deambula entre ruinas y construcciones vacías y que empieza a ver intermitentemente extrañas imágenes, entre las que se destaca la bella Faustine. Tal vez la soledad del protagonista, del que se desconoce su nombre y solo se lo menciona como “el fugitivo”, fue también la soledad de Bioy en el pueblo, en búsqueda de su propia voz. 

Ocho décadas después, Pardo es Bioy: su alma y la del pueblo son indivisibles. Pocos lugares en Argentina han quedado tan identificados con un escritor. Se puede pensar, en todo caso, en General Villegas y Manuel Puig, o La Cumbre (Córdoba) y Manuel Mujica Láinez. Pero el pueblo donde se ven las estrellas más lindas, donde uno se queda con “la mirada absorta en las constelaciones” -frase de “El calamar opta con su tinta”-, siempre será único para los amantes del trío Borges-Bioy Casares-Silvina Ocampo. Ellos peregrinan hasta el kilómetro 220 de la Ruta 3 para contemplar las pequeñas alhajas de su museo y fantasear, por un rato, con ver pasear a los tres escritores por las calles somnolientas. (DIB) MM

Continuar Leyendo

Las Flores

Se inaugurará la obra de la Escuela Normal con la presencia de la Ministra de Educación Agustina Vila

Publicado

-

En el marco de los festejos por el aniversario de nuestra ciudad, la Ministra de Educación de la provincia, Agustina Vila acompañada por el Intendente Alberto Gelené, aprovechando la ocasión, inaugurarán la imponente obra realizada en la escuela normal de nuestra ciudad.-

Continuar Leyendo

Las Flores

Cultura en los barrios: Hoy en Barrio Solidaridad

Publicado

-

Hoy viernes desde las 18,30 hs la Secretaría de Cultura Municipal, llevará el Cine Móvil a la Plazoleta del Barrio Solidaridad (Cruz Marqués y Pellegrini).  

Se exhibirá la película Rodencia y el diente de la princesa, de David Bisbano, un film cedido por la Subsecretaría de Industrias Creativas e Innovación cultural dependiente del Ministerio de Producción Ciencia e Innovación Tecnológica de la Provincia de Buenos Aires.  

Antes de la proyección habrá talleres de música infantil y artes plásticas para que la gente del barrio pueda disfrutar de este evento programado para toda la familia.  

Es válido destacar que la presentación del Cine Móvil, será con capacidad limitada y estará sujeto al cumplimiento de todos los protocolos de bioseguridad vigentes por la pandemia del Covid-19. 

Supermercado Actual

Continuar Leyendo

tendencia